El síndrome de la mamá extraterrestre

el sindrome de la mama extraterrestre

El síndrome de la mamá extraterrestre se sufre cuando te sientes la rara del universo con la gente que te rodea, ya sean otras mamás, tus amigas, algunas vecinas, con tu propia familia…que intentan “ayudarte” con miles de comentarios en contra de las necesidades de los bebés de forma totalmente inconsciente y sin maldad, pero que pueden minar tu autoestima maternal.

Puede que algunas mamás hayáis sufrido el síndrome de la mamá extraterrestre, sobre todo cuando vives tu maternidad de forma consciente e intentas criar a tus hijos de una forma respetuosa. En mi caso puedo llegar a sentirme extraterrestre en los dos bandos, os explico, dentro de la crianza respetuosa nos podemos encontrar con muy poco respeto entre madres, en ocasiones es imposible hablar de un tema en algún que otro grupo de Facebook sin que el hilo sea interminable. Los temas que más ampollas levantan son: lactancia materna, uso o no del chupete, colecho, alimentación complementaria, porteo, homeopatía, y en definitiva cualquier cosa que se te ocurra porque hay gente que le gusta poner la guinda con su comentario a todo. Me considero una persona abierta, por eso no comento casi ningún hilo del tipo “linchamiento” que os he mencionado más arriba, cada madre es libre de ejercer su maternidad y no soy quién para juzgarla, tengo este blog para que las mamás se informen y vean que las cosas se pueden hacer de otra forma, pero en su mano está el hacerlo o no.

En ocasiones resulta agotador ser una mamá extraterrestre allá donde vas por eso hay veces que tienes que disfrazarte para no saltar con los comentarios que dicen a tu alrededor. Esto no quiere decir que si escucho o veo algo intolerable (pegar a un niño, obligarle a comer) mire hacia otro lado, pero hay días en que discutir con la gente de lo que es más que evidente se te hace cuesta arriba.

Al leer el post veo que en mis palabras reflejo cansancio y desgaste ¿será el calor de esta semana? ¿qué haces tú para recargar las pilas y enfrentarte a los del otro planeta?

¡Comenta y comparte!

2 comentarios

  1. Rosaúl   •  

    Pues lo mismo, mejor mirar muchas veces para otro lado. Como no me gusta que se metan en nuestra vida, yo no me meto en la de nadie salvo excepciones intolerables.
    Enhorabuena por tus artículos. Un beso!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *