Padres gastan 100.000 dólares para elegir sexo del bebé

padres pagan cien mil dólares para elegir sexo del bebé

Recientemente he leído que una pareja  ha gastado 100.000 dólares para elegir el sexo de su tercer hijo, ellos querían que fuera una niña puesto que ya tenían dos varones. Se han sometido a varios procedimientos muy caros de FIV para asegurarse de que su tercer hijo sea una niña.

Para asegurarse de que iban a tener una niña realizaron la prueba de diagnóstico genético de preimplantación o PGD con la que puedes descartar anomalías genéticas como la trisomía 18 o la fibrosis quística, pero en el caso de esta pareja la utilizaron para descartar a los embriones masculinos y así decidir el sexo del bebé.

Cada uno puede gastar el dinero en lo que quiera pero a mi me surge la siguiente duda: ¿todavía en el 2015 criamos de manera diferente a niños y niñas para que los padres piensen que es una experiencia distinta? ¿la “familia perfecta” pasa por tener hijos de distinto sexo? Los hijos no son un objeto de colección donde necesitas uno de cada clase para completar tu obra, son personas, y las diferencias entre dos niñas o dos niños con su forma de ser y su carácter es mayor que el de qué género sean, siempre y cuando esos niños o niñas puedan crecer libremente y convertirse en lo que ellos quieran no en lo que sus padres quieran.

Cuando te sometes a un procedimiento de fecundación in vitro (FIV) tienes que pasar por un tratamiento hormonal, someterte a una intervención donde sacarán tus óvulos (el tratamiento hormonal es para ovular mucho más de lo normal) y los mezclarán con el esperma de tu pareja o donante. Una vez analizados los embriones y descartas las anomalías genéticas que hasta ahora se conocen pasan a ver el sexo del bebé, los embriones no utilizados pueden ser destruidos, usados para otras investigaciones o donados para otras parejas. Y aunque no tengas problemas de fertilidad no es tan fácil quedar embarazada cuando te hacen una fecundación, en el caso de esta pareja que pagó 100.000 dólares para tener una niña tuvo que pasar por 7 fecundaciones para conseguir el embarazo.

Algunas clínicas de Estados Unidos que se dedican al diagnóstico del sexo del bebé lo llaman “equilibro familiar” ¿de verdad hay un desequilibrio familiar por tener dos hijos del mismo sexo?

Photo Credit: Ken Wilcox. via Compfight cc

¡Comenta y comparte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *