Madre pelea porque los piercings a los bebés sean ilegales

piercings a los bebés ilegales

En pleno siglo XXI las mujeres seguimos sufriendo violencia por nacer mujer. Con tan solo unos días de vida nos perforan los lóbulos de la oreja sin preguntar, marcándonos de por vida el papel sufridor de ser mujer.

Es por esto que Susan Ingram, una madre inglesa, lanzó una campaña en la plataforma 38degrees.org, página que se dedica a pedir firmas virtuales. El fin es intentar llevar las votaciones de los ciudadanos ingleses dirigida a Edward Timpson, Ministro de infancia del Reino Unido.

El objetivo de esta campaña es que se prohiba realizar piercings a los bebés (sí, piercings, llamemos a las cosas por su nombre). La idea es que se estipule una edad mínima donde se les pueda hacer los agujeros en las orejas a las niñas y no hacérselo cuando son bebés que no pueden ni siquiera opinar si les gusta o no les gusta.

En la petición, Susan Ingram (que ya lleva más de 75.000 firmas de las 100.000 que necesita) escribe el siguiente texto: Es una forma de crueldad infantil que produce dolor intenso y miedo innecesario en los niños. No tiene ningún propósito excepto satisfacer la vanidad de los padres. Otras formas de dolor que perjudican a los niño son ilegales. Esto no debería ser diferente”.

La perforación de las orejas a los bebés niñas (no a los niños) está muy arraigada en países como España y demás países latinos. Es curioso ver como en otros países se plantean peticiones de este tipo. ¿Llegaría a algún sitio una petición así en España?… me da la sensación de que no, todavía queda mucho trabajo por hacer.

Seguramente le cuentes esta historia a tu madre, a tu tia o a tu abuela y te digan que es una locura lo que pide esa mujer. Seguramente vean de lo más natural y normal el perforar a un bebé niña “como siempre se ha hecho”, por tradición, por distinguirlas de los bebés niños, porque las niñas “tienen que estar guapas”, porque los pendientes le dan un “toque femenino”… Por muchas razones, en España todavía se sigue realizando este acto que, personalmente, considero bárbaro (con todos mis respetos hacia los bárbaros) y nada respetuoso con los bebés.

Como bien expone Susan Ingram “Otras formas de dolor que perjudican a los niño son ilegales”, ¿por qué se sigue permitiendo hacer daño a los bebés sin razones, solo por motivos de tipo social o por tradición?.

Yo sin duda, si fuera ciudadana inglesa, firmaría la petición. Ojalá consiga las 100.000 firmas que necesita y haga llegar la petición donde tiene que llegar, al menos que lo escuchen y, si consigue que lo prohiban lo veré genial.

¡Comenta y comparte!

5 comentarios

  1. Annabel y V   •  

    No se si llamarlo “abuso” como se le llama en la campaña, aquí es algo muy muy arraigado. Tanto yo como mi pareja era algo que teníamos clarísimo, si quiere que se los haga de mayor.

    Sobre eso, y muchas otras cuestiones debería haber más información seguro y menos hacer las cosas “porque siempre se ha hecho” eso seguro :(((

  2. rusineta   •  

    no creo que se deba prohibir, pero los padres deberían pensarselo mejor y dejar la decisión a sus hijas cuanto tengan edad de decidir

  3. Miren   •  

    Por desgracia yo pensaba así…
    Tenía una compañera de clase que no tenía pendientes ni agujeros para ponérlos y me solía dar lástima porque de mayor le dolería y de bebé “no se hubiera enterado”, me sentía orgullosa de que me perforaran los lóbulos de bebé, pensaba que así bien porque no recordaba el dolor. Y estoy hablando de una niña que nací con 7 meses y medio y en incubadora cuando me lo hicieron…
    (que necesidad de tortura tendría en ese momento tan frágil de mi vida…?)
    😒
    Hasta que empecé a leer sobre crianza respetuosa no empecé a plantearme de otra manera estas cosas. Y me avergüenza reconocerlo, pero es posible, SI, EL CAMBIO ES POSIBLE.

  4. Mamá en Bulgaria   •  

    En Bulgaria no se suelen hacer agujeros a las niñas hasta que son algo mayores, y muchas no s elos hacen nunca.
    Personalmente no me parece ninguna crueldad, lo veo normal pero supongo que es cuestión de opiniones. :)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *